Mi espacio
Def_big_h

De vino en vino por el mundo

Viajando y catando

Def_h

Viajar nos abre las puertas de nuevas culturas, historias y experiencias. Cuando conocemos una nueva ciudad o país, no solo descubrimos sus paisajes y encantos naturales o legados arqueológicos; la tradición de su pueblo y la cultura viva se manifiestan en la vida cotidiana de cada habitante, y por supuesto se manifiesta en la comida. El turismo gastronómico nos sumerge de lleno en las costumbres más antiguas y los hábitos más contemporáneos o modernos en sólo un segundo. Esa experiencia que involucra a todos los sentidos del cuerpo, así de vive y se descubre una nueva porción del paraíso.

 

México es un país con una gran afluencia de viajeros, millones de pasajeros de todo el mundo llegan cada año para disfrutar de unas vacaciones inolvidables en las extensas playas de arenas finas; algunos prefieren las cálidas aguas del mar Caribe, otros eligen las turquesas profundidades del Océano Pacífico. Sin embargo, en el centro del país, alejado del mar pero rodeado por inmensos tesoros se encuentra Ciudad de México o Distrito Federal. Por su condición de capital nacional, se ha convertido en la metrópoli más importante del país. Cada día las actividades se multiplican en los centros bursátiles, bancos y dependencias gubernamentales, hoteles, salones de conferencias, universidades, centros comerciales, centros de eventos y conferencias, museos y miles de edificios más.

 

Una de las características de esta ciudad cosmopolita es la convivencia del tiempo presente, pasado y futuro en las mismas veredas. Quienes la visiten por motivos turísticos o bien por negocios, se encontrarán con amplias plazas y construcciones que datan desde hace siglos atrás., cuando la colonización hispánica resultaba algo reciente. Así como se mezcla la riqueza antropológica y arqueológica de la antigüedad, con el vértigo de la vida actual; de la misma manera se mezclaron la herencia cultural indígena con el legado de los conquistadores españoles. El resultado es un mestizaje extremadamente interesante en festividades, comidas, celebraciones, ropaje, religión y creencias populares. Una particularidad muy propia de México, muy hermosa y atrapante.

 

La oferta gastronómica en Ciudad de México es tan amplia como la cantidad de personas que viven allí o que la visitan a diario. Aquí podrá encontrar restaurantes que le sirvan con una atención cálida y personalizada, las más tradicionales recetas de la cocina regional, en los antojitos, el plato principal, postre y bebidas. No sólo se trata de degustar nuevos sabores exóticos, sino que también es una aventura para comprender la relación que mantiene el hombre con su entorno en las distintas culturas.

 

Las cadenas hoteleras y de comida internacional más prestigiosas del mundo se instalaron en esta hermosa ciudad hace ya unas décadas. Dentro de las instalaciones de los complejos de alojamiento pueden encontrarse fabulosos restaurantes de especialidades: comida tai, comida china y japonesa, cocina gourmet o platos de autor, comida rápida típica norteamericana, o podrá degustar la tradición italiana y española preparadas con los ingredientes más frescos y las recetas más antiguas que se encuentran disponibles. Una verdadera aventura de los sentidos.

 

Pero si hay algo que destaca a Ciudad de México en cuanto a su propuesta culinaria, es la gran oferta de las comidas tradicionales de los 31 Estados Mexicanos que puede ofrecerle en el mismo lugar. Aquí encontrará todos los sabores tradicionales del siempre bello pueblo mexicano. Algunas recetas que no deberá dejar de probar son: las quesadillas, los tacos y tamales, enchiladas, gorditas, tlacoyos y sopes. Restaurantes de primera categoría o bien locales de comida rápida le brindarán distintas versiones de estas comidas surgidas a partir de la herencia cultural de los dos mundos. Las bebidas, además del internacionalmente conocido tequila y mezcal; podrá saborear vinos, jugos de frutas y otras bebidas espirituosas preparadas en base a los ingredientes de la zona que concentran todas sus  bondades alimenticias y el sabor intacto.  Recorrer los mercados al aire libre será una puerta extraordinaria a todos los aromas, colores y sabores de la cocina tradicional mexicana. Los platos dulces son únicos en el mundo: los churros de Coyoacán gozan de prestigio internacional, y al igual que las palanquetas de la cultura árabe, estas contienen frutas glaseadas, dulce de leche y ate, una golosina propia de la infancia. Otros sabores dulces tradicionales son las paletas de mango cubiertas en chile, o bien una barra de tamarindo; una versión dulce con un tono final picante que se convierte en un verdadero manjar de los dioses.

 

Los sabores agridulces y picantes estarán a la orden del día en cada una de las comidas. A los paladares más delicados, se les recomienda probar paulatinamente cada sabor para determinar cuál es el nivel de enchilado que podrán soportar. De todas maneras no se asuste, y aventúrese a los sabores de México. Si alguna comida le resulta demasiado intensa, entonces pida un jugo de lima o de frutas que lo refrescaran de inmediato.

Tags: gastronomy, wines, mexico
Licencia: Attribution